dieta contra la tension

tension

Estoy nervioso, preocupado. No me apetece comer. ¿Cuántas veces hemos dicho u oído frases semejantes? Pero lo cierto es que en la dieta podemos hallar una manera útil de hacer frente a las dificultades.

En momentos en los que atravesamos situaciones de tensión, es conveniente hacer comidas ligeras, sobre todo alimentos hervidos, aliñados con aceite crudo de oliva virgen. Tiene propiedades antiinflamatorias y protectoras de todas nuestras mucosas digestivas.

Deben evitarse los alimentos ácidos. Es aconsejable preparar zumos o licuados, pero no de frutas ácidas, como, por ejemplo, la naranja. Manzanas, peras y otras frutas dulces las podemos preparar troceadas y mezcladas con un yogur tipo bífidus que es el menos ácido.

Infusiones

No debemos olvidar la influencia de la bebida en la lucha por una comida relajante. Las infusiones de pasiflora, una hierba suave, ayudan a disminuir tensiones. Es también recomendable el consumo de tila.

Preparar un litro diario y establecer un régimen periódico de tomas puede ser muy útil. La podemos tomar media hora antes de las comidas o cuando sentimos la sensación del hambre.


Agua e infusiones

Está claro que hay muchos líquidos que nos van a ayudar. El agua, las infusiones, incluso algo un poco calentito en ocasiones, nos viene mejor que algo frío. ¿Por qué no la miel que es un producto tan desinfectante y tan estupendo para nuestra boca y nuestra garganta?

Tienen que hacer una dieta en la que la vitamina A esté presente en cantidad suficiente. La vamos a encontrar en productos lácteos, en el estupendo pescado, especialmente el azul, en todos los vegetales, sobre todo los que tienen colores del naranja al rojo.

 

Deja un comentario

×
movilwelcomebg
macapp
googleapp