0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Cada vez que me acerco a la zona que veis detrás de mí, me entran ganas de dar ciertas pinceladas a una preocupación que muchísimos padres nos planteáis día sí y día también en la farmacia. Y hoy me he decidido a hacerlo.

post_aceite_palma

Os voy a dar algunas aclaraciones sobre un tema que, nunca mejor dicho, ¡últimamente se lleva la palma! El aceite de palma en las leches de fórmula.

¿Cómo puede ser que algo tan malo sea parte de la composición de la alimentación infantil? ¿Es peligroso para el bebé?

 

Lo primero que debemos aclarar es que el aceite de palma en su composición lleva un alto porcentaje de ácido palmitico; ácido graso saturado que aparece en una proporción del 22% de las grasas totales en la leche materna (de hecho es la que aparece en mayor proporción).Cierto es que la forma del ácido palmítico de origen humano es una forma beta, y la que proviene del aceite de palma tiene una proporción menor en beta (algunos laboratorios comienzan a determinar que lo contienen en beta) pero el quid de la cuestión siempre está en la proporción de las grasas ya que todas ellas en proporciones adecuadas son necesarias para el correcto crecimiento y desarrollo del bebé. 

aceite-palma-leches-formula

FOTO: Eroski Consumer

 

También comentaros que cualquier galleta que demos a nuestros niños ( aunque algunas marcas no lo contienen, la mayoría si lo hace) contiene más aceite de palma en forma alfa y a unos porcentajes mucho más desorbitados que lo que la alimentación infantil puede llevar. Y sinceramente… ¡esos sí que los debemos evitar!

De todas formas, aprovecho la ocasión para hacer hincapié en que el mejor alimento para el bebé es la leche materna sin ninguna duda.

Pero para todas aquellas madres que no hayáis podido o no hayáis querido amamantar a vuestros bebes, os quiero transmitir mucha tranquilidad acerca de este tema.

Os lo digo yo que por circunstancias personales mis cuatro hijas han sido alimentadas con leches de fórmula*, de hecho la pequeña lo sigue haciendo.

 

Os podría contar un montón de cosas más acerca de este tema pero mi finalidad con este post es sobre todo transmitir tranquilidad respecto al uso leches de fórmula para que podáis disfrutar de la maternidad con alguna preocupación menos.

¡Hasta la siguiente!

[vc_facebook type=”standard,button_count,box_count”]

Se llaman leches de fórmula porque la leche de vaca no es apta para un bebé de menos de un año. Así, una leche de fórmula no es más que una lecheprocesada artificialmente en la que se han invertido los porcentajes originales de caseína y lactoalbúmina (60 y 40%) para obtener un producto más digestivo (FUENTE: https://soycomocomo.es)