0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

 

La tos es el síntoma más común de las tan frecuentes como indeseadas enfermedades del aparato respiratorio. Hemos de aprovechar que tenemos a nuestra disposición vegetales y frutas de temporada con propiedades muy útiles ante estas afecciones tan molestas.

Veamos qué va a hacernos más llevadera nuestra tos.

Verduras

  • Acelgas
  • Espinacas
  • Alcachofas
  • Calabaza
  • Col (berza o repollo)
  • Coliflor o pella
  • Coles de Bruselas
  • Champiñones
  • Guisantes y habas
  • Judías verdes
  • Puerros
  • Cardo
  • Remolacha
  • Rábano
  • Lechuga de hoja de roble
  • Berros

Los compuestos azufrados que forman el aceite esencial de estos alimentos pasan rápidamente a la sangre nada más llegar al estómago y se eliminan enseguida por los pulmones. Esto hace que a los pocos minutos de haber comido cebolla o ajo, el aliento adquiera ese olor tan característico. Esos compuestos ejercen una acción antiespasmódica, mucolítica y antibiótica.

El déficit de vitamina C reduce la resistencia a las infecciones, lo que puede comprometer nuestra salud durante días o semanas. Las verduras de la familia de las coles son las más ricas en vitamina C y ácido cítrico, que potencia la acción beneficiosa de esta vitamina. Tambien se consideran fuente importante de antioxidantes naturales: antocianinas (color morado), beta-carotenos (color amarillo-anaranjado-rojizo, enmascarado por la clorofila) y compuestos sulfurosos.

Por otra parte, nuestro organismo necesita vitamina A para mantener en buen estado la piel y las mucosas y reducir el riesgo de afecciones respiratorias. La zanahoria es el alimento más abundante en betacaroteno, antioxidante que en el intestino acaba transformándose en vitamina A a medida que el organismo la necesita.

 

alimentos-contra-tos

 

 

 

Las verduras de hoja de temporada son ricas en folatos y fibra y aportan asimismo beta-carotenos.

Frutas de invierno

  • Caqui
  • Chirimoya
  • Granada
  • Naranjas
  • Mandarinas y clementinas
  • Pomelos
  • Manzanas
  • Peras
  • Membrillo
  • Uva
  • Fresas y fresones

Todas las frutas de invierno son muy ricas en ácido ascórbico o vitamina C. Los cítricos constituyen la primera fuente de esta vitamina, a excepción de la guayaba y el kiwi que concentran la mayor cantidad de este nutriente. También contienen ácidos orgánicos como el cítrico, que les confieren sabores ligeramente ácidos. Este último potencia la acción de la vitamina C.

Además de la vitamina C, en las frutas de invierno destaca el elevado contenido en carotenoides, pigmentos vegetales con capacidad antioxidante. tambien contienen fibra.