0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

cicatrices

Una caída por la escalera, un accidente de coche o una intervención quirúrgica: Numerosos sucesos de la vida dejan sus marcas en forma de cicatrices pequeñas o grandes. Casi todo el mundo tiene una o incluso más cicatrices que le recuerdan esas situaciones.
Cómo se forman cicatrices

La cicatrización es un proceso natural que aparece cuando la piel se repara a si misma, por ejemplo, a partir de un corte o una abrasión. Aparece cuando la capa externa de la piel, la epidermis, sufre un corte y la lesión se extiende hasta la dermis. El cuerpo no es capaz de reemplazar el tejido muy especializado destruido en su forma original. En su lugar, la piel es «reparada» con tejido conectivo: Con objeto de curar esta herida o lesión, el cuerpo produce una mayor cantidad de colágeno para reparar el tejido cutáneo quebrado y dañado. El colágeno actúa «uniendo» la piel quebrada y ayudando a cerrar y curar la zona. Incluso después de que la herida haya curado, el cuerpo sigue dirigiendo colágeno hacia la zona, lo que resulta en cambios en el tamaño y la forma en el trascurso del tiempo. La cicatriz resultante no tiene una buena circulación sanguínea, en ocasiones es irregular y es menos elástica.
Las cicatrices pueden presentarse en ocasiones como zonas abultadas (cicatrices hipertróficas) o tener un aspecto hundido, en función del daño causado en las capas subyacentes de piel y tejido. También son posibles variaciones en la coloración.
Cómo tratar una herida lo mejor posible y prevenir la retracción cicatricial.

Dejar heridas sin cubrir o usar apósitos y vendajes estándar suele dar lugar a la formación de una costra, que puede causar cicatrices de aspecto desagradable.

Hoy día es mucho lo que tú puedes hacer para asegurarte una recuperación rápida y acelerada si has sufrido un deterioro de tu piel. Todo ello gracias a nuevas tecnologías y nuevos conocimientos médicos.
Curación de heridas de forma avanzada con la curación húmeda de heridas.

El mejor modo de tratar una herida es mantenerla cubierta con un apósito que proporcione en todo momento condiciones de curación húmeda a la herida. ¿Por qué es mejor este procedimiento que dejar que la piel cure en un ambiente seco?

Acelerará la reparación de la piel.
Evitará la formación de costras.
Porque mantendrá la herida flexible.
Porque reducirá el riesgo de retracción cicatricial y asegurará una curación estética.
Porque es respetuoso con la piel.

Por tanto, la curación húmeda de la herida es el tratamiento óptimo para reparar la piel, debido a que…

Proporciona un ambiente húmedo de modo que no se forman costras, permitiendo que las células se desplacen y dividan con más rapidez.
Permite que la herida cure hasta un 50% más rápido.
Mejora el proceso de curación global, dado que mantiene la herida húmeda, la piel flexible y cualquier movimiento sin dolor.
Está demostrado que reduce el riesgo de retracción cicatricial, dando lugar a un mejor resultado cosmético en caso de lesiones pequeñas (e incluso después de operaciones menores o extirpaciones de lunares).