0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Parece que solo nos acordamos de proteger nuestra piel del sol cuando vamos a la playa, al monte o a la piscina, y sí, hay que hacerlo, pero lo cierto es que en cualquier momento estamos expuestos a la radiación solar. Aunque nos cobijemos a la sombra, no lograremos huir de los rayos del sol, ya que estos inciden en el suelo y rebotan hacia nosotros. Por eso, lo que debemos hacer es protegernos del sol durante todo el año, no solo en verano.

 

Ahora bien, ¿qué protector solar debemos usar? ¿Y cómo debemos aplicarlo? ¿Qué significan las letras SPF? ¿Y qué diferencia hay entre rayos UVA y rayos UVB? Nos llegan a la farmacia muchas consultas al respecto y, por eso, queremos intentar aclarar todas esas dudas que nos trasladáis.

 

 

solares

 

¿Qué es el SPF?

SPF (o FPS en español) son las siglas que vemos en los diferentes tipos de fotoprotectores que encontramos en el mercado. SPF significa “Factor de Protección Solar” y no es más que una forma de medir la protección que esa crema solar nos ofrece ante los daños que causa el sol. Por ejemplo, si una persona sin aplicarse crema solar se quema a los 15 minutos de estar al sol, con un fotoprotector SPF30 tardará 30 veces más en quemarse.

 

¿Qué fototipo de piel tengo?

Lo primero que hay que tener en cuenta para elegir el SPF adecuado es nuestro fototipo de piel. Suelen diferenciarse 6 tipos, que van desde la piel más clara y, por tanto, más sensible al sol, hasta la más oscura y con una mayor tolerancia a la radiación solar.

Es recomendable que las personas con pieles más claras (fototipos I, II y II) utilicen una crema solar con un SPF de entre 30 y 50, o incluso superior, mientras que las personas con pieles más oscuras (fototipo IV, V o VI), que se pigmentan con facilidad y no tienden a quemarse fácilmente, pueden optar por cremas con un factor de protección inferior a 30. Aun así, es preferible que nunca escojamos fotoprotectores con un SPF inferior a 15.

La mejor forma de determinar en qué fototipo encaja nuestra piel, es consultarlo con un profesional y, de esta forma, estar seguros de que el producto elegido es el adecuado.

 

 

 

fotoproteccion

¿Qué son los rayos UVA y UVB?

El sol emite diferentes radiaciones y, en concreto, hay dos tipos de rayos ultravioletas (UV): los rayos UVA y los rayos UVB. La radiación UVB es la que causa las quemaduras y la que tiene mayor incidencia en verano, mientras que la radiación UVA es la que está presente todo el año y tiene otros efectos en la piel, como el fotenvejecimiento, las manchas, etc.

Por eso, nuestro tipo de piel no es el único aspecto a tener en cuenta cuando acudimos a una farmacia a comprar un fotoprotector. Además del SPF adecuado, conviene que nuestra crema solar lleve los filtros necesarios para protegernos tanto de los UVB como de los UVA, ya que un SPF alto no siempre nos lo garantiza. Lo mejor es optar por fotoprotectores de alto espectro.

Y no olvides que de nada servirá tener una buena crema solar si no seguimos algunas pautas: aplícate la crema al menos 30 minutos antes de la exposición solar y, aunque el fotoprotetor presuma de ser waterproof, aplícate otra capa de crema al salir del baño.

Todo para evitar que nuestra piel sufra ante la radiación solar. ¡Con un buen fotoprotector disfrutarás del sol sin preocupaciones! 

 

Entra en la tienda online y descubre todas nuestras ofertas de solares.