0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página

Es en pleno verano cuando llegan los mosquitos para devorarnos sin pedir permiso y de manera inmisericorde. Justo en esta época del año donde más podemos disfrutar de las actividades al aire libre, el monte o la playa.

Nos pican porque necesitan las proteínas que se encuentran en nuestra sangre para producir sus huevos. Utilizan su aparato bucal en forma de tubo para obtener nuestra sangre. Las picaduras son siempre molestas y, en algunos casos, hasta preocupantes o mortales si hablamos de alérgicos severos o de transmisión de enfermedades como la malaria o el dengue. No podemos olvidar que el mosquito es el responsable directo de la muerte de más de medio millón de personas al año, muy especialmente en zonas con climas tropicales; lugares en los que hay que aumentar las precauciones. Por eso no queda otra que protegerse con un buen antimosquitos de forma implacable de las picaduras en nuestros viajes de ocio o de trabajo.

 

Entre los diferentes tipos de antimosquitos que hay en el mercado, que podíamos dividir principalmente entre cutáneos y eléctricos, hay productos con magníficas prestaciones incluso en condiciones extremas y que están más que probados para ahuyentar a los insectos. Como no provocan ningún efecto indeseado a las personas y gracias a su formato reducido y a sus precios asequibles, son unos compañeros indispensables para evitar a los que pueden ser unos “chafa verano, chafa viaje o chafa día de camping, de festival de música, de boda…”.

La sensación de picor o ardor puede ser intensa y a los bebés y niños les suele resultar particularmente difícil resistir la tentación de rascarse. Las probabilidades de infección o inflamación cutánea e incluso de urticarias aumentan al tratarse de ellos, porque abren vías de entrada para que las bacterias penetren en la herida. Por eso, es quizá el colectivo sobre el que más control debemos llevar. Para ello, ha quedado demostrada la eficacia y seguridad de productos como FENISTIL (en gel o en emulsión roll on), GOIBI PEDIATRICSRELEC (en spray o en loción, también con aplicación post picaduras) y CITROBAND ISDIN KIDS (pulsera).

Si en verdad damos importancia a nuestra salud y bienestar general, a la hora de decantarse por un repelente antimosquitos también para adultos, no debemos caer en un pozo lleno de marketing y de desinformación. Será clave elegir productos seguros, fáciles de utilizar, con verdaderas propiedades antihistamínicas, que calman, alivian y, en definitiva, que son eficaces. Entre ellos hay que destacar, según las necesidades y lugares de aplicación requeridas, el antimosquitos dispositivo ultrasónico CHICCO, además de ISDIN spray repelente, GOIBI xtreme tropical y GOIBI nature.